Historia

El origen histórico de Cracovia se remonta a los siglos VIII y IX, cuando alrededor de la colina de Wawel los vislanes erigieron un recinto fortificado que sería después el núcleo de la ciudad medieval. El estado de los vislanes cayó bajo el poder de la Gran Moravia en el siglo IX y no fue incorporado a Polonia hasta el año 990. Por estar situada en una ruta del comercio internacional, la villa, ya llamada Cracovia, tuvo en los siglos IX y X una población comerciante y artesana que ocupaba numerosos barrios. Sede de un obispado desde el año 1000, la ciudad se convirtió posteriormente en residencia de los grandes Duques de Polonia (1138).

Ampliada hacia 1220 por Leszek el Rubio, Cracovia fue provista de un régimen municipal particular (mediados del siglo XIII). En 1291 cayó en poder de Wenceslao II de Bohemia y desde 1306 volvió a las manos del duque polaco Ladislao I el Breve, que después de reprimir en 1311 una revuelta municipal, despojó a la ciudad de la autonomía comunal aunque respetó sus privilegios comerciales. La universidad, fundada en 1364 y renovada en 1400 por el rey Jagellón, hizo de la ciudad un importante centro intelectual.

En el siglo XVI llegó a alcanzar casi los 30.000 habitantes pero comenzó a perder importancia a partir de 1596, año en el que la residencia real se trasladó a Varsovia. Ocupada por los austriacos en 1795, fue reintegrada en 1809 al ducado de Varsovia y constituida como ciudad libre en 1815 bajo la tutela de tres potencias. En 1846 fue integrada en la provincia austriaca de Galitzia como consecuencia de una revuelta fallida. A partir de 1860 gozó de cierta autonomía, que le permitió volver a ser el principal foco de la cultura y las tradiciones históricas polacas.

Centro del movimiento para la independencia nacional, volvió a formar parte de Polonia en 1918. Ocupada por los alemanes en 1939 durante la Segunda Guerra Mundial, Cracovia fue liberada el 19 de enero de 1945.

  • El Tiempo

    Tiempo Cracovia
  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter